Los implantes dentales nos permiten sustituir de manera artificial las raíces de los dientes perdidos por razones de diversa naturaleza. Son la mejor opción para reemplazar las piezas ausentes ya que su colocación no afecta a los dientes vecinos. Al contrario de lo que pueda parecer, este procedimiento no suele causar dolor ni graves molestias al paciente, pudiéndose incorporar a sus tareas cotidianas de manera inmediata. 

Los materiales que se usan en implantología dental son biológicamente compatibles. Se recurre al titanio, al zirconio y a algunos tipos de aleaciones metálicas. También se pueden usar minerales de hueso original al ser materiales moldeables que nos permiten crear distintas formas en lo referente a fundas dentales o tornillos. Un implante dental puede ser la solución por ejemplo a un problema de piorrea. La forma más habitual de colocarlo es poner una corona o funda dental que sustituye a la pieza original. 

Deja tu teléfono y te llamamos nosotros

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted